Personas complacientes y la enfermedad de complacer

.

Estamos muy acostumbrados a ser personas complacientes con los demás en la mayor parte de los casos.

Ser amables, ayudar a los demás, atenderles, ser educados,… todo esto entra dentro de la normalidad y es casi un tema necesario de cortesía y de convivencia entre las personas.

Sin embargo, se habla de la enfermedad de complacer cuando estas barreras se sobrepasan y la persona deja de centrarse en sí mismo y vive más de la cuenta en función de los demás y de lo que éstos piensen.

De hecho, es uno de los motivos principales por los que la gente viene a terapia y es que, al final, son personas que no son felices con sus vidas porque la han puesto demasiado en función de los demás.

Siempre pendientes de sus maridos y/o de sus hijos, siempre pendientes de su trabajo, preocupándose por lo que piensen los demás, obedeciendo a lo que piden/necesitan los demás,…

Les cuesta mucho dar un paso atrás y centrarse en vivir también su vida y lo que quieren.

Psicólogo Segovia

Todo esto, que parece algo muy obvio y sencillo, lo padecen millones de personas y en la mayor parte de los casos puede acabar en ataques de ansiedad de diversa índole (taquicardias, nudo en el estómago, sensación de axfisia, dolores de cabeza,…) o depresión.

De hecho, la mayor parte de las personas que sienten ataques de ansiedad son personas complacientes u obedientes de alguna manera.

Por eso, es muy importante que las personas hagan una reflexión al respecto, sobre cómo viven su vida y en qué medida se dan cabida a ellos mismos en su vida.

Psicólogo Segovia

¿CUÁNDO EL COMPLACER A LOS DEMÁS COMIENZA A SER UN PROBLEMA?

Uno de los indicativos más claros es cuando la persona es incapaz de decir NO porque se sienta culpable o egoísta, porque lo interpreta como “voy a decepcionar a los demás”.

También comienza a ser un problema cuando, por evitar el conflicto, tenemos problemas para expresar nuestra rabia.

La supresión crónica de la rabia puede ser tan perjudicial para su salud, como que la rabia se descontrole con frecuencia. Es igual de perjudicial para la persona.

¿Qué ocurre? Que, psicológicamente, la culpa es un mero reflejo de tu rabia, que diriges contra tí mismo.

Si te sientes culpable por todo lo que haces, si le das muchas vueltas a las cosas, si piensas la mayor parte de las veces que las cosas van mal por algo que tú has hecho/dicho,….es muy probable que seas una persona complaciente a punto de entrar en la enfermedad de complacer.

Psicólogo Segovia

Asumir toda la culpa del problema no es lo mismo que aceptar tu parte de responsabilidad en ello.

La enfermedad de complacer a los demás alcanza las cotas de adicción más altas cuando nuestra motivación está en conseguir la aprobación de unos y evitar la desaprobación de otros. Llega un momento que esto es insostenible, porque  es imposible agradar a todos.

Además, las personas complacientes en este punto, van a tener una relación muy peculiar con el tiempo, pues nunca disponen de tiempo para relajarse, divertirse o hacer cosas agradables. Sin embargo, cuando se trate de cuidar a los demás o hacer cosas por los demás, el tiempo parece estirarse.

Cuando te agotas constantemente y sufres de estrés por ocuparte de los demás, te estás exponiendo a contraer una enfermedad, una depresión y otros graves problemas. Como resultado de tus buenas intenciones, los que dependen de tí también sufrirán.

Psicólogo Segovia

¿CÓMO SE VIVE LA ENFERMEDAD DE COMPLACER EN EL PLANO PROFESIONAL?

Fundamentalmente, en la incapacidad para delegar tareas.

Al tener un control tan rígido y tan férreo sobre el trabajo y no delegar ninguna responsabilidad, la persona impide que los demás aprendan y crezcan, progresen en sus profesiones o desarrollen su autoestima profesional.

La persona casi nunca termina de hacer todo aquello que cree debe hacer para los demás. Por lo tanto, rara vez tiene tiempo para sí mismo, para actividades placenteras o para la diversión.

Psicólogo Segovia

TÉCNICAS PARA DEJAR DE SUFRIR LA ENFERMEDAD DEL COMPLACER

En contraposición a la creencia interna de “COMPLACE”, comienza a desarrollar en tu  interior más la idea de “AGRÁDATE A TI MISMO”.

La solución está en reconocer que la persona cuya aceptación más necesitas es tú mismoSi no te aceptas a ti mismo, es imposible que te acepten los demás tal y como eres.

Muchas veces tenemos la idea preconcebida en nuestra cabeza de que, si nos cuidamos a nosotros mismos, dejamos de lado a los demás cuando, en realidad, es posible ocuparse de los demás y de tí mismo.

No siempre es mejor dar que recibir. El mejor equilibrio y la base de toda relación sana está en la capacidad de dar y, simultáneamente, recibir.

Psicólogo Segovia

A continuación te indico algunos ejercicios para comenzar a ser más complaciente, pero contigo mismo/a:

1-Haz una lista reflexionada y detallada de las cosas que te gustan.

Las personas complacientes pueden perder el rastro de sus propias necesidades con mucha facilidad por dar prioridad a los demás.

Así que haz una lista de las cosas que te gustan o gustaban. Muchas de ellas quizás las has perdido. Pues bien, es momento de comenzar poco a poco a recuperarlas.

2- Haz una lista de dos columnas, en una de ellas pon los rasgos positivos tuyos que te gustan y en otra las negativas.

Comienza a conocerte y a aceptarte, con tus virtudes y con tus defectos (si es que lo son).

Empieza a identificar quién eres en realidad y no en quién te has convertido para encajar con los demás.

3- Empieza a magnificar en tu cabeza aquéllas virtudes que tienen que ver más contigo y no tanto con complacer a los demás.

Soy muy buena persona, sé escuchar, ayudo siempre a los demás,…son cualidades preciosas y muy bonitas que no se han de perder. Sin embargo, están demasiado enfocadas en ayudar a los demás sólo.

Mira a ver si tienes otras cualidades como: soy inteligente, soy divertido/a, soy una persona segura, soy una persona muy capaz,…

Incluye estos adjetivos en tu día a día también.

Psicólogo Segovia

Entrevista en Radio Internacional

El pasado 27 de Julio de 2016 tuve el placer de ser entrevistada en Radio Internacional para hablar precisamente de este tema.

Si te gustaría saber más sobre las personas complacientes y la enfermedad de complacer, aquí podrás escuchar la entrevista:

Si quieres más información sobre este o cualquier otro tema, no dudes en contactar conmigo y te atenderé encantada.

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
Personas complacientes y la enfermedad de complacer, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Madrid y Segovia

Trabajo tanto en San Ildefonso como en Madrid

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Teléfono (requerido)

Tu Mensaje

captcha